Quiero empezar este blog gastron√≥mico y tambi√©n personal con personas que me inspiran en mi trabajo y dejaron huella en m√≠.¬†Este primer art√≠culo de mi blog es sobre √ďscar y¬†El Bocata.

El Bocata fue un templo del bocadillo durante 19 a√Īos. Estaba en la zona antigua de Oviedo. Yo lo conoc√≠ en el a√Īo 2000 cuando trabajaba por las noches poniendo m√ļsica en varios pubs de la Calle Mon. Al principio, como seguramente muchos, sencillamente era una cuesti√≥n de necesidad. ¬°Eran las tantas de la noche y el est√≥mago ped√≠a refuerzos! Poco a poco, fin de semana tras fin de semana, me fue enganchando. Primero por la comida pero despu√©s por √ďscar, para muchos, el del chaleco del Mil√°n.

Los bocadillos eran excelentes: pan reci√©n hecho, buen producto y toque en la plancha que se juntan con rapidez y variedad, que a esas horas, se agradece.¬†√ďscar atend√≠a siempre con una sonrisa, con un chiste de f√ļtbol, era muy forofo de este deporte. Apuntaba en un papel√≠n el n√ļmero del bocata y era el traductor entre nosotros y la cocina: tu le ped√≠as uno de lomo+bacon+queso y √©l apuntaba un 21.

Siempre lo digo cuando me preguntan, el mejor bocata del mundo que yo he probado es el 25. Llevaba lomo, pollo, queso, bacon, tomate, lechuga, pimientos y salsa rosa, en su pan recién horneado. Era una explosión de sabor. Había que saber comerlo con calma y cuidado, mancharse era fácil pero lo que disfrutábamos comiéndolo merecía la pena.

El local era peque√Īo y con una barra al fondo, estaba decorado en color rosa y blanco y en las paredes expon√≠a su colecci√≥n de Coca Colas que los clientes le tra√≠amos siempre de los pa√≠ses donde viaj√°ramos. √Čl las expon√≠a y le pon√≠an una pegatina con el nombre de la persona que se la regal√≥. Yo ten√≠a unas cuantas que siempre ense√Īaba a mis amigos cuando √≠bamos a cenar all√≠.

√ďscar se fue y poco despu√©s el Bocata cerr√≥ sus puertas el 2 de abril de 2017. Ese d√≠a ped√≠ el √ļltimo bocadillo que sirvieron, el √ļltimo 25. Nunca lo olvidar√©.¬†Siempre recordar√© y admirar√© a √ďscar por hacer el bocata m√°s rico del mundo, por su paciencia infinita para con los clientes que a altas horas ven√≠an y no siempre se comportaban, por las charlas que tuvimos y los buenos consejos que me regal√≥.¬†Personas como √ďscar son ejemplo para esta profesi√≥n y siempre tendr√°n el cari√Īo, respeto y admiraci√≥n de todos los que lo conocimos por su trabajo al frente del Bocata.

Al final, lo que dejamos es amor, es lo √ļnico, como dice una canci√≥n de U2, Love is all we have left.

Un abrazo para toda su familia.