En este enlace podéis leer la entrevista publicada en el diario El Comercio. Recordad que no estamos en la calle Cervantes sino en la calle Campoamor; se perdonará el error.